Bomba de Calor

COP de 4,8

Las bombas de calor que  hemos seleccionado son unas de las mejores del mercado por las siguientes características:

1.- Tienen un COP de 4,8
2.- Compresor Scroll de última generación.
3.- Intercambiadores de placas asimétricos con una mayor superficie de intercambio.
4.- Reducción del número de conexiones en el circuíto de frío para una mayor calidad.
5.- Válvula de expansión electrónica que permite un control específico del sobrecalentamiento del refrigerante incrementando el COP.
6.- Reducción del nivel sonoro
7.- Con la incorporación de nuevos materiales aislantes se ha logrado reducir la emisión sonora a 47 dB.
8.- Regulación inteligente
9.- Temperatura de impulsión a 62ºC con el refrigerante R410A.
10.- Integración del vaso de expansión y la bomba de pozos en la bomba de calor, lo que facilita la instalación.
11.- Gestión integrada en la regulación Navigator de un sistema solar adicional.

Mediante la bomba de calor IDM se puede extraer la energía calorífica (en forma de temperatura) del exterior (TIERRA – AGUA – AIRE). La energía se extrae a baja temperatura y mediante un proceso de compresión realizado en un circuito frigorífico por medio de un compresor (alimentado por energía eléctrica) alcanza una temperatura elevada pudiendo de esta manera utilizarse para calefacción y agua caliente y con la inversión del ciclo frigorífico para producir frío.

 
La sencilla estructura de una bomba de calor esta compuesta por unos pocos elementos: compresor, evaporador, condensador y dispositivo de expansión. En un circuito cerrado circula un líquido refrigerante, que capta el calor gratuito del terreno, el cual es distribuido, por medio del condensador, al circuito de calefacción y al sistema de obtención de ACS. Como ejemplo, diremos que un frigorífico funciona según este mismo principio.

Todo esto se realiza en el interior del circuito cerrado de la bomba de calor geotérmica en el cual un compuesto adecuado (líquido refrigerante) se evapora constantemente, luego se comprime y nuevamente se condensa. De este modo es posible llevar la energía calorífica de un nivel de temperatura más bajo a otro más alto o invirtiendo el ciclo justo lo contrario (generación de frío).

 
La bomba de calor geotérmica además se beneficia por las características del subsuelo que se mantiene a una temperatura uniforme durante todo el año y, por lo tanto, su funcionamiento no se ve perjudicado en función de la temperatura del aire como en el caso de una bomba de calor aire-agua, que disminuye mucho su rendimiento cuando las temperaturas del aire ambiente sufren grandes cambios como ocurre en el invierno y en el verano.