Instalaciones de Biomasa

Es futuro hecho presente

Una de la recomendaciones que se podría realizar desde la Auditoría Energética 2.0 a nivel de ahorro en climatización son las instalaciones de Biomasa. Año tras años, el combustible fósil se encare más y más y estamos a merced de unos recursos que provienen del exterior, con la Biomasa se pone fin a esta dependencia.

La Biomasa es toda materia orgánica que proviene de árboles, plantas y desechos de animales que pueden ser convertida en energía (calor o electricidad), especialmente la proveniente de los residuos agrícolas, el aserrío y los residuos urbanos.

La principal ventaja de la biomasa es que se trata de una fuente energética abundante, que  se renueva todos los años y que puede obtenerse con bastantes ventajas medioambientales, sociales y económicas.

Otro punto importante es que se genera energía sin emisión neta de CO2.

Los usos de la  biomasa son:

Producción de Energía Térmica. (es la que nosotros instalamos)

  1. En calderas individuales o de comunidad de vecinos.

  2. Secaderos, calderas industriales y hornos cerámicos.

Producción de Energía Eléctrica.

  1. Integrar su combustión en un ciclo de vapor que mueve unas turbinas que finalmente generan electricidad. Esta se puede verter a la red o puede utilizarse para consumo aislado.

  2. Se genera biogás que se quema.

Elaboración de combustibles limpios.

  1. Biodiésel, que sustituye al gasoil.

  2. Bioalcohol, que sustituye a la gasolina.

El uso de la Biomasa como recurso energético supone:

  1. Disminución de las emisiones de azufre.

  2. Reducción del mantenimiento y de peligros derivados de fugas y escapes de gases y combustibles.

  3. Reducción de riesgos de incendios forestales.

  4. Independencia energética del exterior y de las fluctuaciones de los precios y combustibles.

  5. Aprovechamiento de residuos agrícolas.